martes, 15 de julio de 2008

Paseo a los Rapidos del Pacuare

Ayer me fui con varios amigos a los rapidos del rio Pacuare. Me levante super temprano (5 de la mañana) y emocionado por la aventura en un rio...en el que de paso, a veces la gente se ahoga. Llegando al punto de encuentro donde nos recogia la buseta, me topo a los compas y llega la buseta de la compañia que contratamos para el paseo. No se porque pero siempre eso de contratar un "Tour" me da la sensación de no ser tico...es como contradictorio pagar por ver la naturaleza del país donde nací...aunque bueno, la verdad es que lo que pagamos es por el desayuno, el almuerzo, el guía, el transporte, la balsa, el equipo y por ir en grupo, asi que no es tanta la cosa.

El viaje fue simpatico. Nos fuimos por Turrialba hasta llegar a una finca privada para bajar al rio...y resulta que la tal finca-reserva privada es del dueño del recién construido redoldel de zapote...nunca he entendido como alguién puede ser dueño de tanta tierra mientras que hay gente en Costa Rica que no tiene ni donde caerse muerto !!! Ah, por cierto, el guía que nos acompañaba en el bus era un gringo, muy buena nota de hecho. Nos contó que en gringolandia legalizaron los casinos en las reservas indígenas, que según me explico un compa, como son reservas no sujetas del todo a la ley del país, pudieron legalizar el juego. Resulta que el guía nos contaba que entonces ahora las reservas indígenas son comunidades repletas de prostitución, drogas, criminalidad y que además el gobierno se lleva la mayor parte del dinero...supongo que Toro Sentado y los grandes jefes antepasados deben estarse revolcando en sus tumbas !!! En fin, el cuento del gringo me puso a pensar que que dirían los tatarabuelos que se criaron en el campo y buenas costumbres de pasar por El Rey en chepe centro, o por Jaco, Tamarindo e incluso Puerto Jiménez.

Llegamos al río. Un montón de balsas, gringuillos por todo lado, y todos los guías turrialbeños con toda la pinta de locales (buena nota !!!). Nos separamos en grupos, recogimos los remos, cascos y salvavidas, y de una vez a la balsa y al agua. El viaje por el río duro como tres horas y media. Entre más bajábamos más interesantes y emocionantes se ponían los rápidos, y más nos gustaba la idea. Lo más impresionante de todo fue ver la naturaleza...sentir que estabamos en un río poco contaminado (espero) donde el agua corría fuerte entre los paredones de las montañas...árboles inmensos a los lados, cataratas, una vegetación super exuberante...todo sin ver hoteles gigantes en las orillas, ni ver basura y cochinadas a las orillas del río o en el agua...ni tubos de compañías desalojando toda la podredumbre en el río...todo eso fue maravilloso. La verdad, eso de explotar el potencial turistico del ´río de esta manera no me pareció tan malo. La gente no llega a comer a los rápidos, ni a hacer camping, llega a meterse con un remillo a un bote inflable y a ver si la adrenalina lo emociona sin ahogarlo !!!

También vimos algunos indígenas de la zona, que al parecer son de la reserva a uno de los lados del río. Nos dijeron que la reserva era Cabecar. Vimos como a cuatro chavalos que a primera vista no tenían pinta de indígenas, pero cuando pasamos a la par de ellos y los saludamos en español y con el típico "Pura Vida" solo nos contestaron en su propio idioma. Por ahí el guía les dijo algunas palabras en su lenguaje...y aunque no entendí nada, me dió la impresión de que estaban muertos de risa de vernos metidos en el botecillo...seguro les parecemos igual de vacilones a ellos, como los gringos de la otra balsilla nos parecían a nosotros.

Bueno el paseo fue buenísimo al final, vimos la naturaleza y el río que son impresionantes, se siente uno muy "costarricense", todo orgulloso, aunque en el fondo, uno no hace nada realmente para que eso sea así. Nadamos en el agua fría, pasamos los rápidos emocionadísimos, y comimos muy rico, visitando varios pueblos del país. Ojalá todos fueramos a darnos ese paseo, vale muchísimo la pena, y le levanta a uno el patriotismo por la naturaleza y las maravillas que tenemos, que son de todos, son "gratis" para nosotros, y deberíamos defenderlas con la vida !!!! Al menos, así es como me siento hoy !!!

martes, 8 de julio de 2008

Del Mal Gusto

Ultimamente me he fijado mucho en como los costarricenses creamos nuestros espacios, y no puedo mas que decir que en general tenemos un pésimo gusto. Uno puede ir por cualquier pueblito de nuestro país y generalizando, todas las casas que se pueden ver son feas, mal cuidadas, sin jardines o plantas...en fin mal gusto. No creo que el poder adquisitivo sea la razón, porque siempre se pueden hacer cosas bonitas y cuidadas sin incurrir en gastos extra. Creo que el problema va muy de la mano con la falta de sensibilidad artistica, sensibilidad a la naturaleza y falta de cultura.

Muchos podrán decir que para una persona de escasos recursos no es posible acceder a un nivel superior de "culturización", sin embargo recuerdo que mi bisabuela se críó en la montaña, pero leía muchísimo, y conocía muchísimo del mundo, aunque no lo hubiera visto con sus propios ojos, y por tanto su sensibilidad y gusto por las cosas era muy refinado. Los ticos en general no tienen ese deseo por hacer que las cosas se vean bien...lo cual es en realidad muy triste. Si ponemos atención, nos damos cuenta de que muchísimos costarricenses adinerados sufren también de la enfermedad del mal gusto...esa enfermedad que algunos llaman "ser polo", que traduzco en esa falta de ser sensible a la belleza y al "buen gusto".

Por el contrario he visto que muchos extranjeros que vienen a nuestro país a vivir, entre ellos muchos más pobres que los mismo ticos, tienen en general un deseo muy grande por hacer que hasta lo más rústico se vea bien. Cualquier cosa que hacer la hacen con la mayor atención en que "se vea bien". Ojalá los costarricenses pudieramos observar más de cerca esas costumbres y sensibilizarnos más hacia la belleza, el arte..."el buen gusto".

Sindrome del Dinosaurio

Recuerdo que hace algún tiempo pasaban por tele una serie cómica que se llamaba "Dinosaurios". Uno de los temas centrales era que los dinosaurios comían toda la carne que podían siempre asumiendo que la carne nunca se iba a acabar.

Recientemente he estado leyendo algunos libros de Isaac Asimov, los cuales siempre me ponen a reflexionar sobre nuestra sociedad y el curso que hemos tomado. Asimov escribe sobre sociedades futuristas en las que los robots y la tecnología forman parte de la sociedad humana, y que esta ha hecho sacrificios en cuanto a espacio personal y consumo de recursos para poder sostenerse. Esto me hace pensar en nuestra sociedad actual, en la que el consumo de recursos es abusivo y en contra parte el daño por contaminación y mal uso de nuestros recursos esta causando estragos en nuestro planeta. La gente habla mucho de como contrarestar estos efectos, pero ningún país, al menos que yo sepa, tiene en su cultura, leyes, economía y religión un código de conducta estricto en cuanto al comportamiento de sus sociedades y el uso de los recursos. Estamos en un momento en el cual sabemos que consumimos demasiados recursos, estamos agotando sus fuentes y producimos demasiada basura y continuación. Básicamente, a pesar de que muchos queremos ser conscientes de que un cambio en necesario, no hay ninguna ley que realmente nos obligue a comportarnos como deberíamos.

Para poner algunos ejemplos: sabemos que muchos de nuestros desperdicios son reciclables, sin embargo no hay ninguna ley que nos obligue a reciclar, sin excepciones, todo lo que sea posible reciclar. Sabemos que las aguas negras pueden ser tratadas hasta cierto punto, sin embargo, al menos en Costa Rica, tengo entendido que no tratamos siquiera el 2% de las aguas negras que producimos. Sabemos que tirar basura y contaminantes a un río o al mar es catastrófico y muchas veces irreversible, sin embargo miles de personas y compañías continúan haciéndolo. Sabemos que los automobiles que funcionan con gasolina y diesel son uno de los principales contaminantes del aire, sin embargo no es posible desecharlos y comprar un auto a base de electricidad. Estos problemas suceden en todo el mundo, y sin embargo, a pesar de que son problemas conocidos y que las consecuencias son cada vez mas graves e irreversibles, la humanidad como conjunto no ha tomado acciones estrictas y en conjunto al respecto.

Me parece que estamos en la misma posición que los mencionados "Dinosaurios" del programa, pero mucho peor. Sabemos que los recursos van a acabarse, al menos como los conocemos, y sabemos cuales cuales son las causas, pero estamos fallando como seres humanos al tomar decisiones inmediatas. Creo que al final de cuentas, nadie quiere realmente tomar las desiciones difíciles...quieren pasarse el problema de generación en generación hasta que sea inevitable...o hasta que ya no haya solución posible.

Si seguimos en esta negación del problema y no tomamos las resoluciones precisas hoy, estamos destinados a nuestra propia extinción...

-arbbot